Ideas impopulares sobre política y economía – Por Julia Galef

He estado compilando listas de “ideas impopulares”, ideas que parecen malas o extrañas para la mayoría de las personas (al menos, para las personas más educadas de las ciudades en los Estados Unidos, que son las que mejor conozco).

Debido a que mi colección de ideas impopulares se hizo muy grande, la he clasificado en distintas categorías. A continuación, me enfoco específicamente hacia las ideas sobre los sistemas políticos y económicos. (Aquí podrán encontrar mi lista previa sobre las normas sociales). Publicaré listas similares sobre otros temas y le sumaré nuevas entradas a las listas existentes en cuanto encuentre nuevos ejemplos.

¿Por qué hago estas listas? A pesar de que no estoy de acuerdo con muchas de estas ideas, aún así creo que es de gran provecho tratar de involucrarse con las que nos parezcan malas o extrañas por dos razones: primero, porque semejantes ideas podrán ocasionalmente resultar ciertas y siempre valdrá la pena hacerlas pasar a través de un tamiz para [con suerte] descubrir una gema.

Y segundo, porque nuestra imaginación tiende a estar acotada por el convencional “sentido común”, y también debido a que muchas ideas que hoy en día aceptamos como ciertas fueron para las generaciones anteriores contraintuitivas. Considerar las ideas poco comunes nos ayuda a alejarnos del status quo, hecho que es valioso por sí mismo, independientemente si esas ideas en particular son ciertas o no.

Ideas impopulares sobre los sistemas políticos y económicos:

  1. Muchas personas tienen la obligación moral de no votar. (1)
  2. Deberíamos instituir la futarquía, sistema que determina las políticas públicas en base a las predicciones de mercado. (1)
  3. La gobernanza china es mejor a la estadounidense. (1)
  4. La gobernanza de Singapur es mejor a la estadounidense. (1)
  5. Los líderes políticos deberían ser seleccionados al azar, en vez de democráticamente. (1)
  6. No debería de haber una edad mínima para votar. (1)
  7. Los votos deberían ser vendidos/intercambiados a través de contratos legales. (1)
  8. La transparencia política está empeorando las cosas. (1, 2)
  9. Al clientelismo se le acusa de corrupto y excesivo, mas en verdad fue bueno y no se le debió prohibir. La habilidad de hacer uso del clientelismo permitía los acuerdos y compromisos políticos; sin éste, quedamos paralizados. (1)
  10. Las sociedades étnicamente homogéneas funcionan mejor –son más felices, tienen más confianza, etc. (1, 2)
  11. Deberíamos establecer una democracia global. (1)
  12. Una anarco-monarquía sería mejor que la democracia. (1)
  13. Marginalmente, el desarrollo económico es malo porque promueve el progreso tecnológico, el cual incrementa el riesgo de que ocurran varias catástrofes globales. (1)
  14. Los Estados Unidos deberían de adoptar la política de fronteras abiertas, permitiendo así la entrada de miles de millones de inmigrantes pobres y poco educados. (1)
  15. El gobierno debería vender la ciudadanía estadounidense. (1, 2)
  16. Deberían permitir a los ciudadanos vender o transferir su ciudadanía. (1, 2)
  17. La filantropía a gran escala debilita a la democracia, porque permite a los ricos tener mucha influencia en las decisiones políticas. (1)
  18. El crecimiento económico no es un modo efectivo para mejorar el bienestar, ya que el nivel de felicidad de las personas se adapta rápidamente al mayor nivel de vida. (1)
  19. Debemos sustituir la democracia por la epistocracia (el gobierno de los más preparados), en la cual podrán ejercer el voto sólo aquellos que tengan un cierto grado de conocimiento o competencia. (1)
  20. Los adultos mayores no deberían votar, o al menos su voto debería contar menos. (1)
  21. La gente se preocupa por la sobrepoblación, pero una población baja implicaría mayor riesgo. (1)
  22. El Brexit es bueno para el Reino Unido y para el mundo. (1, 2)
  23. Nuestra meta debería ser la de una economía de Estado estable, una que no crezca sino que se mantenga constante. Lograr una economía del tamaño adecuado incluso implicaría hacerla más pequeña. (1)

Julia Galef se describe a sí misma como escritora y conferencista especializada en el razonamiento, juicio y futuro de la humanidad. Tiene una maestría en estadística y se ha desempeñado como investigadora asistente para varios profesores de las ciencias sociales, colaborando después en el Harvard Business School. También ha colaborado con diversos artículos en Slate, Scientific American, Metropolis y Popular Science. Mantiene un blog en https://juliagalef.com/.

Acerca de Enrique Boeneker

Soy aficionado a una bola de cosas. Peco, es verdad, de disperso. Ésta es una más de entre todas mis aficiones. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: