Puro loco – El mundo desde mi bici CXLIX

Imagen (afortunadísima) de: www.animalpolitico.com

Imagen (afortunadísima) de:
http://www.animalpolitico.com

“Por la boca muere el pez”. “En boca cerrada no entran moscas.”

Hay de vocaciones a vocaciones. Entiendo que las personas quieran ser grandes artistas, afamados deportistas, millonarios, sabios. Lo que no entiendo son ciertas preferencias, como las de ser árbitro, policía o político. Sobre todo esto último: ser político.

El atento lector me rebatirá mi inicio de argumentación diciéndome: pero si los políticos son las personas más ricas y poderosas del mundo, ¿cómo alguien no querría ser político? Es más, usted alzará la voz con razón, ¿no acaso muchos intelectuales y sensibles artistas se han convertido en secretarios de estado, embajadores y hasta algunos se han atrevido a competir por la presidencia de su país? ¿No implicaría esto, según usted y previendo el camino por donde quiere llevarnos el día de hoy, señor escribano, un sinsentido a priori, ser una persona con sensibilidad privilegiada que ejerce un cargo en donde la sensibilidad sobra, en donde inclusive la inteligencia se convierte en innecesario oropel?  ¿No sería acaso esto evidencia suficiente para comprobar que ser político no sólo es bueno sino hasta preferible? Me veo forzado a disentir con usted, aunque sea sólo por deporte.

El político es, como el escritor y el merolico, un ser verbal. Para ser político es necesario abrir la boca con frecuencia. Emitir ideas, juicios, visiones y órdenes que den rumbo a una nación entera. “Arriba y adelante”. “La solución somos todos”. “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. “Fraternidad, libertad e igualdad”. “Nunca, nunca, nunca, nunca, nunca, nunca te des por vencido.” Todas éstas son frases felices que alguna vez, algún infeliz político emitió.

Debo confesar que estas frases, tal vez por su tino, me costó trabajo recordarlas. Es aquí precisamente a donde quiero ir.

El oficio político es un oficio ingrato, hasta trágico. Así como es necesario estar dando declaraciones de todo para poder aspirar a mejores puestos, así también es fácil caer en la estulticia.

Nuestro ex-presidente, Vicente Fox, parece ser profesional en este asunto de andar diciendo a diestra y siniestra lo primero que se le viene a la mente, y como su mente tiene al parecer recubrimiento de teflón, entonces… Vea usted por sí mismo. “El peso no se devalúa, es el dólar el que se fortalece.” “Sí, hice muchas travesuras de chiquito y las ando haciendo también de presidente”. “Están haciendo trabajos que ni siquiera los negros quieren hacer por allá.” “’Ya hoy hablo libre; ya digo cualquier tontería, ya no importa. Ya. Total, yo ya me voy.”

A estas frases de nuestro ex-presidente habría que agregarle algunas más de otros políticos que también andan sueltos de la quijada. Cómo olvidar aquella del alcalde de triste memoria que en plena campaña reconoció que él nada más robaba… pero poquito (y no como otros que son unos verdaderos atascados). O las de ese otro diputado, que necesita un “doble” para que lo represente en las comidas patronales y convites a los que la sociedad civil a menudo lo invita, porque “no se puede ser legislador y estar en fiestas al mismo tiempo”.

Soy de la opinión que no hay nadie más capacitado para decir cosas que difícilmente se entienden como las que emite aquel que osa llevar mi nombre. “La clave de una buena relación es una buena relación.” “Los acercamientos ayudan a estar más cerca.” “Yo estoy convencido que hoy somos parte de un mundo global, de mayor interacción entre los países que somos parte de este mundo global.” “Ai guant to bi very clir, de economic policis shud not mak… shudnot meikos forged.” Y para demostrar que lo pleonásmico no se quita así nada más por ser representante supremo de una nación: “La variedad es variada.” Ahora entiendo por qué aquel que osa llevar mi nombre se pone una calceta de un color y otra de otro para correr.

Al tiempo que esta sarta de… cosas se da, nuestra realidad, sustentada en el verbo, como bien dice la Biblia, se nos va descomponiendo, y los políticos que las emiten son cada vez más denostados que los árbitros, ¡qué digo los árbitros!, ¡que los infames policías!

Le pregunto de nuevo, ¿de veras cree que a usted, después de dicho esto, le gustaría ser político? Por ser lector mío, yo no le creo.

 

Lo invito el próximo miércoles a las 8 en punto, aquí, en su blog favorito.

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica semanalmente sus crónicas sobre la vida cotidiana conocidas bajo el título El mundo desde mi bici. Está en proceso de completar un libro de cuentos que se llamará De veras se está bien aquí, el cual debió ver la luz en el segundo semestre de 2014, sin embargo será publicado hasta el 2015. También llevará pronto a la imprenta una antología de sus crónicas. Para ganarse la vida, trabaja para una empresa que no tiene nada que ver con el mundo literario y que vende artefactos para contar dinero, los cuales Enrique tiene fe que algún día utilizará para su provecho. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

3 responses to “Puro loco – El mundo desde mi bici CXLIX

  • Erika Boeneker Méndez

    Así es. Es mejor ser lo que somos y no políticos.

    Le gusta a 1 persona

  • Ma. Cristina De la Sierra Mancila

    Amigo, a muchos de ellos les encanta ser políticos y muchas veces son tan cínicos que les importa comino lo que dicen. Son muchas veces seres sin conciencia y valores, es por eso que no los vamos a entender.

    Lo triste es ver que cada día hay más gente como ellos y menos como nosotros.

    Un fuerte abrazo y hasta el viernes.

    Chucu

    Le gusta a 1 persona

    • Enrique Boeneker

      Cierto, María Cristina. Para ser político se necesita no tener valores o tener unos muy distintos. Desentrañar su naturaleza, sin embargo, se me hace una tarea importantísima, porque será, como tú también bien dices, como ver el futuro ahora. Nos vemos pronto, pronto.

      Me gusta

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: