Crisis – nada queda, todo cambia – El mundo desde mi bici CXXII

Captura de pantalla 2015-02-04 a las 10.10.53Esto es —cabe aclararlo— otro ejercicio de introspección; es decir, practicaré la variante velada de la confesión.

Hace unos momentos estuve navegando con intencionado desparpajo el “muro” de mi página del Feis. A falta de un buen libro que estuviera a la mano, me di a la tarea de ejercitar mi sentido del chisme.

El ejercicio, aunque breve, no fue en vano. Encontré rasgos comunes y tendencias reveladoras entre mis amigas y, sobre todo, entre mis amigos cibernéticos.

Es evidente que mis amigas han redescubierto las mieles de la autoestima que provee Narciso. Casi todas sus publicaciones son selfies. Esta técnica fotográfica, convertida en arte popular en una entrega de los premios Oscar, es una imitación facilitada a las masas por la tecnología de la excelsa práctica que antaño se conocía como autorretrato. Los autorretratos los ejecutaban pintores ilustres, tal vez por un afán de trascendencia o quizás, los más honestos, por reflejar su necesidad por criticar todo, inclusive a sí mismos. Hoy los motivos son otros. Aunque la posibilidad del selfie está abierta a todos, veo que las mujeres que apenas superan los cuarenta años son más proclives a él. Reconozco que en muchos casos los resultados son más que afortunados.

Otra marcada tendencia que descubro en el sexo femenino que ronda mi edad es el intenso amor que profesa por sus animales. No hablo, aclaro, de sus esposos, que conste. Hablo sólo de sus mascotas. Tengo amigas que le toman video a sus perros comiendo, durmiendo, jugando con el gato del vecino, compartiendo la sombra de un frondoso árbol con una urraca jaspeada. Tengo otras amigas, más radicales, que gustan de darle besos en el hocico a su Schnautzer y, por qué no, al cerdito sonrosado y regordete que acaban de adoptar, privándonos así de un excelente jamón de bellota o al menos de un buen taco de surtida (pido de antemano una sincera disculpa a mis esforzadas lectoras vegetarianas por mi insensible comentario).

En mis amigos y otrora compañeros de la escuela veo signos que francamente me alarman mucho.

Encuentro decenas de ellos muy comprometidos en ejercitarse. Son triatlonistas, alpinistas, maratonistas, nadadores de aguas abiertas, waterpolistas, paracaidistas, practicantes del yoga y hay dos desvalagados que insisten en lanzarse al vacío en un parapente o en cualquier artefacto que tenga aunque sea un atisbo de alas. Este fervor por el ejercicio continuado o por la práctica temeraria lo admiro mas no lo comprendo.

Los amigos que no ejercitan su cuerpo ejercitan su espíritu. Cada vez son más los que son practicantes de religiones olvidadas del Asia meridional, buscadores de la energía perenne o testigos de una revelación aún no revelada. El objetivo aquí es salirse de las religiones main-stream e integrarse a las creencias más exóticas y desconocidas. Sus publicaciones, que pretenden generosamente iluminarnos, son eficaces dispositivos crípticos.

Estos insólitos hábitos podrían ser identificados como propios de la crisis de la mediana edad, y, si me lo pregunta a mí, le aseguraría que son signo inequívoco de esta crisis.

Nos informa la omnipresente Wikipedia que sólo el 10 % de la población mayor a los cuarenta años experimenta la crisis de la mediana edad. Es probable que así sea, aunque mi muro del Feis y la moto scooter que estoy por estrenar lo refuten.

 

Lo espero con otra bici el próximo miércoles en punto de las 8 de la noche. Hasta entonces.

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica muy ocasionalmente textos sin sentido y otros que le parecen contienen un interés inherente que vale la pena difundir. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

2 responses to “Crisis – nada queda, todo cambia – El mundo desde mi bici CXXII

  • Veronica

    Mis incursiones silenciosas en muros ajenos (tarea que eventualmente realizo sin ton ni son) obedecen a mi necesidad de compararme con contemporáneos (especialmente mi grupo de edad de referencia goza/sufre mis investigaciones). ¿El objetivo? Reafirmar lo espléndido de mi figura sin recurrir a las selfies y la claridad de mi pensamiento. (Risas). Aunque debo andar con cuidado, también podría encontrar «ejemplares» inteligentes.
    Un abrazo intentando escapar de la crisis.

    Me gusta

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: