El orden del caos – El mundo desde mi bici CXVII

Es de origen aristotélico la perseverancia que trata de imponer un orden al caos. La ingente manía por pegar etiquetas viene, sin embargo, de tiempos anteriores a los del estagirita. Más que etiquetar, este afán instala asideros existenciales que nos permiten transitar por esta vida con cierto grado de certidumbre.

Se deduce por esta innegable razón que el caos es y lo abarca todo.

Mi afición por la lectura me ha llevado por algunas librerías. Estuve tentado a escribir que he visitado muchas. La verdad es que han sido sólo unas cuantas. Juzgo que las suficientes para formar una imagen que las comprenda a todas al menos por sus rasgos generales.

La librería estadounidense Barnes & Noble es una especie de Toys R Us para consumidores de libros. Todo halo romántico que pudiera contener el concepto de librería se esfuma en estos pulcros establecimientos. Más que vender libros, les gusta presumir de sus estantes de falsas maderas, sus incólumes alfombrados, sus clercks impecables.

Los libros están divididos en dos grandes grupos: fiction y non-fiction. ¿Quiere una novela?, entonces la encontrará en la sección de ficción; ¿prefiere algo de auto-ayuda?, entonces lo encontrará en no-ficción. Después de esta separación a grosso modo se hace una clasificación minuciosa: American Novel, Latino Novel (sic), European Fiction, American Poetry, British Poetry, Ucranian Contemporary Poetry, etc. Esto intenta prevenir proximidades y coexistencias indeseables, como la de tener un libro de Elenita Poniatowska junto a los de E.L. James: no vaya, ¡por Dios!, a malentenderse el verdadero tema de la Noche de Tlatelolco.

Sin embargo, entre tantos letreros descubro que Locke coexiste, sin dialéctica de por medio, en el mismo estante que Nietzsche, Ortega y Gasset y Wittgenstein. Hemingway se tiene que codear con Salinger, Fitzgerald y Faulkner. ¿Qué tiene que ver, en verdad, Anne Radcliffe con Lovecraft y Poe? ¿Son comparables Milton y Blake? ¿Hacen acaso lo mismo Paz y Rulfo? Lo que pasa en Barnes & Noble es lo mismo que pasa en todas las librerías del mundo (excepto que Barnes & Noble carece de “duende”): en medio de tanto orden habita el más perfecto de los caos.

Y el desorden no es malo, al contrario, tiene sus ventajas.

Entre el caos libresco de la vieja Gandhi, hace muchos años, improvisé varios escondites detrás de los libros en los estantes. Había un librero empotrado en una de las paredes que tenía detrás de él un gran hueco. Estos escondites funcionaban para reservar libros que no se conseguían con facilidad y que, por falta de un presupuesto suficiente, no podía comprar en ese momento. Así me hice de las Obras completas en colaboración de mi siempre admirado Jorge Luis Borges, de la magnífica edición ilustrada de Siglo XXI de La vuelta al día en 80 mundos de Cortázar, de Lo que hablamos cuando hablamos de amor de Raymond Carver, de la Teoría literaria de Víctor Aguiar e Seijas.

Siempre que voy a cualquier librería, máxime cuando conozco su intrínseca naturaleza, me gusta hurgar por detrás de los libros. Eso fue lo que precisamente hice la semana pasada en la librería del Fondo de Cultura Económica.

No buscaba algo en concreto, estaba en ese estado de ánimo por medio del cual uno está más propenso a recibir la novedad. Di con un título que no me pude rehusar a comprar: La filosofía de The Big Bang Theory, obra en colaboración coordinada por un tal Dean A. Kowalski. Esta obra pretende descubrir los elementos filosóficos, psicológicos y científicos que sustentan a este programa de televisión.

Al hojear el libro, me encontré con estas exquisitas banalidades (transcribo sólo los títulos de algunas colaboraciones): ¿Es moralmente incorrecto reírse de Sheldon?; Sheldon y la razón de la sinrazón; Desconstrucción de las mujeres; ¿Quién tolera a quién?; Sheldon, Leonard y Leslie: los tres rostros de la gravedad cuántica; Wittgenstein y los juegos del lenguaje.

No pude negar que el libro prometía algo de carnita y mucha diversión. Llevo 100 páginas leídas. Mar Negro, de Bernardo Esquina, es un gran libro de cuentos.

Le prometo publicar puntualmente la próxima semana y le ofrezco por el momento una sincera disculpa por la tardanza en el arribo de esta bici. Nos leemos aquí, el próximo miércoles a las 8 de la noche.

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica muy ocasionalmente textos sin sentido y otros que le parecen contienen un interés inherente que vale la pena difundir. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

3 responses to “El orden del caos – El mundo desde mi bici CXVII

  • danioska

    Tengo que admitir que no comparto tu rechazo a Barnes&Noble, querido amigo. Por supuesto que prefiero otras librerías neoyorkinas, entre ellas The Strand y, mucho más aún, McNally & Jackson, pero si no tengo tiempo de ir a ellas, paso feliz a Barnes. Y me encantó tu “truco” de esconder libros detrás de un estante, confieso que también lo he hecho alguna vez. Ese placer de regresar después de unos días y encontrar que el libro oculto sigue ahí, esperando entre las sombras, no tiene comparación.
    Un abrazote lector

    Le gusta a 1 persona

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: