Breve digresión sobre un capítulo de Rayuela

Mi tablero de dirección de Rayuela

Mi tablero de dirección de Rayuela

Este fin de semana publiqué en mi página del feis una reinterpretación o, mejor dicho, un reacomodo del texto que aparece en el capítulo 104 de Rayuela.

Este capítulo linda justo sobre la frontera de la prosa y la poesía y es una comprobación eficaz de que la prosa, cuando está bien escrita (o en este caso maravillosamente escrita), es también un poema.

(Texto original en el libro)

104

La vida, como un comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos.

La vida, un ballet sobre un tema histórico, una historia sobre un hecho vivido, un hecho vivido sobre un hecho real.

La vida, fotografía del número, posesión en las tinieblas (¿mujer, monstruo?), la vida, proxeneta de la muerte, espléndida baraja, tarot de claves olvidadas que unas manos gotosas rebajan a un triste solitario.

(Arreglo)

104

La vida,
como un comentario
de otra cosa que no alcanzamos,
y que está ahí
al alcance del salto que no damos.

La vida,
un ballet sobre un tema histórico,
una historia sobre un hecho vivido,
un hecho vivido sobre un hecho real.

La vida,
fotografía del número,
posesión en las tinieblas
(¿mujer, monstruo?),
la vida,
proxeneta de la muerte,
espléndida baraja, tarot
de claves olvidadas
que unas manos gotosas
rebajan a un triste solitario.

Julio Cortázar, Rayuela, Altea, Taurus, Alfaguara, México, 1990, p. 490

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica semanalmente sus crónicas sobre la vida cotidiana conocidas bajo el título El mundo desde mi bici. Está en proceso de completar un libro de cuentos que se llamará De veras se está bien aquí, el cual debió ver la luz en el segundo semestre de 2014, sin embargo será publicado hasta el 2015. También llevará pronto a la imprenta una antología de sus crónicas. Para ganarse la vida, trabaja para una empresa que no tiene nada que ver con el mundo literario y que vende artefactos para contar dinero, los cuales Enrique tiene fe que algún día utilizará para su provecho. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

2 responses to “Breve digresión sobre un capítulo de Rayuela

  • Isabel Fernández Bernaldo de Quirós

    Está claro que la prosa poética es poesía no sujeta a métricas.
    Gracias Enrique, un abrazo.

    Me gusta

    • Enrique Boeneker

      ¡Hola, Isabel!
      Siempre aprecio tus visitas. Gracias por estar de vuelta.
      Para mí este capítulo fue un hallazgo. Sé que peco de inocente. Rayuela es un libro que he releído varias veces. En una breve relectura de algunos de sus capítulos me encuentro con el 104; mínimo, poco conocido, al que no le había prestado la atención que merecía.
      La experiencia fue ésta: primero lo leí “como viene”, es decir, en prosa y (lo más importante) asumiéndolo como prosa. Por supuesto caí pronto en su ritmo y en su música. Vi que estaba ante un poema en prosa que, como tú bien dices, es un poema sin un metro fijo. Aún así, me atreví a arreglarlo en una disposición más “poética”, develarlo para otros ojos tan ciegos como los míos y que al principio sólo lo podrían haber tomado, como yo, por un texto más. Tal fue mi intención, Isabel, y tal mi asombro. Al fin y al cabo sólo fue un juego y un “hallazgo” que les quise compartir a todos ustedes.
      ¡Saludos!

      Me gusta

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: