Las desventajas del sedentarismo – El mundo desde mi bici XCIV

Los avances tecnológicos no producen necesariamente progreso. El progreso, tengo entendido, significa una mejora en la forma de vida general; es decir, el progreso también es invención del hombre.

En nuestro pasado remoto hubo dos avances tecnológicos que dieron al traste con nuestra forma de vida: la agricultura y la ganadería. Estos dos inventos hicieron que los antiguos humanos se establecieran en un lugar, mandando su pasado nómada al cesto de la basura. No se dieron cuenta aquellos inconscientes que al hacer esto también sacrificaban muchas otras cosas, como por ejemplo, las posibilidades de conocer nuevos territorios, enfrentar emocionantes aventuras e interactuar con otros nómadas como jamás hubieran podido imaginar. Al perder todo esto, esos pobres hombres que se creían muy listos empezaron a aburrirse de lo lindo. El ocio los llevó a crear nuevos inventos y esos inventos dieron por resultado lo que tenemos hoy en día: un mundo hiperpoblado,  megagordo, ultracontaminado y a la vera de una guerra nuclear de funestas proporciones.

A pesar de que fuimos nómadas hace miles de años, todavía nos queda oculta, en algún rincón de nuestro ADN, la vocación por viajar y dejarlo todo atrás.

En estos días aciagos de perenne crisis económica, se ha hecho casi imposible viajar. Los viajes se han acortado tanto, que hasta los que atienden la tienda de abarrotes de la esquina nos extrañan. Las consecuencias pueden ser desastrosas.

Ante un sedentarismo tan profundo, a mi familia no le ha quedado más que practicar el mininomadismo, que consiste en cambiar lo más a menudo de casa. En veinticinco años hemos vivido en Río Pánuco, Dakota y Chicago (usted pensará: ¡qué cínicos, cómo pueden llamar eso mininomadismo cuando se han paseado por Norteamérica y algo más! Aclararé que hablamos de calles del D.F. y no de lugares exóticos o ciudades); también hemos sentado nuestros reales en las calles de Amores, Félix Parra, Luis Kuhne, Médanos y ahora la horripilante calle de Jilgueros. En total 8 casas, para dar el promedio de un cambio de casa cada tres años. (Un consejo. Si necesita asesoría en bienes raíces de esta ciudad capital, tendrá que llamarnos a nosotros.)

Sin embargo esta febril actividad ha entrado en un impasse. En Jilgueros llevamos viviendo 7 años. Usted entenderá que esto no es, por supuesto, aceptable y la más afectada ha sido la señora de mi casa, cuya vocación por mudarse a menudo viene desde su familia paterna. Acicateada por esos genes ancestrales, le da cada tres meses una especie de calambre existencial el cual consiste en mover todos los muebles de la casa. Entonces, si la sala está del lado derecho de la estancia (viéndola de frente), habrá que cambiarla al lado izquierdo y poner del lado derecho al comedor. Si el refrigerador está al oeste de la cocina, entonces no le vendrá mal cambiar su posición al sur-sur-este. La orientación de la cama es muy importante, porque si el feng shui dice al norte, al norte tendrá que ir, pero si las runas dicen al sur, al sur será. El cuadro que está arriba del sofá largo habrá que ponerlo arriba del loveseat. El reloj del abuelo se verá mejor detrás de la puerta y mis libros estarán mejor si se esconden en los closets de blancos.

El más reciente cambio consistió en sustituir las persianas de la casa. Las anteriores, ya muy viejas, no lucían nada bien. Las nuevas persianas que la señora de la casa escogió para nuestra recámara se ven primorosas; están hechas de fino bambú y le dan al cuarto un aire natural y fresco. Sólo tienen una desventaja: no tapan nada. El espacio es tan amplio entre cada vara de bambú que se ve todo, especialmente durante la noche. Ayer descubrí en la calle a unos desconocidos que estaban viendo nuestra televisión muy a gusto, y como la película estaba subtitulada…

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica muy ocasionalmente textos sin sentido y otros que le parecen contienen un interés inherente que vale la pena difundir. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

6 responses to “Las desventajas del sedentarismo – El mundo desde mi bici XCIV

  • tonamtzalor

    Mi querido escritor, ahora entiendo la picazón por conocer nuevos lugares… Mis genes son rsponsables. Como he decidido mudar no sólo de calle, sino de país y continente, voy a requerir pronto de los consejos de la inmobiliaria Boeneker & Family ;-). Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Enrique Boeneker

      ¡Cómo, Tona! ¿Regresas a estos agrestes parajes? Me dará mucho gusto que vengas por estos rumbos y nos platiques frente a frente de tu nomadismo extremo. Por lo pronto, lo que nos queda es mandarnos saludos transatlánticos.

      Me gusta

  • Erika Boeneker Méndez

    No creo que tengamos en la sangre el cambiarnos a menudo de colonia, o ciudad y menos de país. Tengo ya 74 años de vivir en esta ciudad de México. Aunque de joven pasé casi 2 años en el extranjero; pero nada más. Mis abuelos paternos vinieron a este continente a principios de 1900, pero no cambiaron mucho de lugar donde vivir. Por eso, creo, ese nomadismo no lo tenemos en la sangre. Y seguiremos viviendo en esta ciudad, tan problemática. Y per secula seculorum, así será.

    Me gusta

  • Borgeano

    Pues entiendo y comparto el punto. He podido viajar por algunos países de latinoamérica (de esto hace ya varios años); y he vivido casi seis años en EE.UU.. Aquí, en mi país, he vivido al menos en seis ciudades diferentes; y ahora, a mis 49 años, estoy planeando un nuevo viaje, tal vez el más osado, ya que mi idea es la de viajar sin plan establecido. Lugar que me guste, será mi residencia temporaria, cuando me aburra seguiré camino. Ésa es, al menos, la idea que ronda en mi cabeza; pero ya he empezado a dar los pasos necesarios para llevarla adelante. Espero que dentro de poco pueda poner en marcha ese proyecto.
    Un abrazo y larga vida al nomadismo o al mininomadismo. todo sirve.

    Me gusta

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: