Hiperrealismo, ¿arte o artificio?

Hasta ahora no hemos podido dar con una definición satisfactoria del arte. Algunos pensadores lo definen como aquello capaz de provocar una experiencia estética; otros prefieren definirlo como un objeto que pueda ser reconocido como arte por los expertos en cada rama de él; unos más dicen, no sin cierta simpleza, que todo objeto bello puede ser considerado como arte. Tal vez esta imposibilidad para definir el arte se deba principalmente a que, cuando nosotros decimos arte, nos referimos a una gran cantidad de obras que no necesariamente tienen una conexión muy vinculante entre sí. Una sinfonía, una pintura, una película, un poema, una obra de teatro, una escultura, un edificio, una novela e inclusive el inodoro que expuso Marcel Duchamp son todos considerados como obras de arte. ¿Qué los conecta? Si decimos que la belleza, ciertamente el inodoro arriba mencionado no es muy bello que digamos. Si afirmamos que es la experiencia estética la que los acerca, también podríamos decir que una envoltura de chocolate puede provocarnos el mismo resultado. Si sólo nos basamos en las opiniones de los especialistas, ¿cómo sabemos si éstos no son unos fantoches y sólo quieren vernos las caras? ¿Sobre qué bases están sustentadas sus opiniones? ¿Qué, exactamente, los hace especialistas? Ante esto nos encontramos, desde los años 60, con una forma de pintar y esculpir a la que se le conoce como hiperrealismo. El hiperrealismo lo conforman pinturas y esculturas que intentan captar la realidad con todo su detalle. Tal vez su éxito radique en que no parecen representaciones pictóricas, por ejemplo, sino fotográficas, y en su inobjetable capacidad para asombrar al espectador. Muchos tienen el concepto de que el arte, para que sea, debe ser virtuoso y difícil de ejecutar. A Miró, desde este punto de vista, se le podría considerar como un fantoche, un no-artista. Estas personas creen que sólo artistas como Miguel Angel valen la pena. Para ilustrar la “discusión”, me permití tomar del sitio de Sopitas (www.sopitas.com) las siguientes pinturas del artista coreano Kang Kahn Hoon. ¿Usted qué opina? ¿Son verdaderas obras de arte o son mero artificio producido por la técnica? Kang-Kang-Hoon-05 Kang-Kang-Hoon-07 Kang-Kang-Hoon-03     Kang-Kang-Hoon-06o-AKNG-570 Kang-Kang-Hoon-15

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica semanalmente sus crónicas sobre la vida cotidiana conocidas bajo el título El mundo desde mi bici. Está en proceso de completar un libro de cuentos que se llamará De veras se está bien aquí, el cual debió ver la luz en el segundo semestre de 2014, sin embargo será publicado hasta el 2015. También llevará pronto a la imprenta una antología de sus crónicas. Para ganarse la vida, trabaja para una empresa que no tiene nada que ver con el mundo literario y que vende artefactos para contar dinero, los cuales Enrique tiene fe que algún día utilizará para su provecho. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

18 responses to “Hiperrealismo, ¿arte o artificio?

  • Victor Burgos

    Para definir arte, siempre me remito a la etimología:
    Arte se decía en griego “techné”, que significa, a su vez, técnica.
    Desde ahí puede definirse al arte como la técnica. el escritor chileno Hernán Rivera Letelier dijo en un video: el arte está en la técnica. Creo que ahí reside todo.

    Me gusta

    • Enrique Boeneker

      Hola, Víctor.
      Muchas gracias por tu comentario. Me permito comentarte lo siguiente.
      Hay muchas cosas que se hacen con técnica, inclusive cosas que nos parecerían obras de arte. Ejemplos son por ejemplo las artesanías. La artesanía lleva mucha técnica. Un libro de divulgación científica puede estar bien escrito y no por ello estamos hablando de literatura. En este último ejemplo también se empleó mucha técnica.
      Los cuadros que ves llevan una gran cantidad de técnica y requieren de grandes cualidades del autor. Sin embargo, ¿son arte? Si lo son ¿por qué?
      Además ¿no te parece que el arte debe comunicarnos algo y hacernos sentir algo? ¿No es necesario incluir estos dos ingredientes en la definición de arte?

      Me gusta

  • Victor Burgos

    Varios puntos que comentar:
    1. Sobre las artesanías, no sé por qué no encontrarlas objetos artísticos. Son similares a una jugada de futbol bien hecha ¿Por qué limitar el arte a lo común (música, literatura, danza, etc), si puede abarcar mucho más?
    2. Lo del libro científico,deja de ser literatura por el carácter ecléctico de la literatura y por el carácter ficticio de la misma. Por lo mismo no consideramos literatura una receta de cocina.
    3. El tema de “sentir”, creo que no puede ayudar a definir nada. Es como definir “Dios” y palabras similares. Sentir es, per sé, subjetivo. Y no se puede conceptualizar de forma subjetiva, debido a que esto es una contradicción (conceptualizar se refiere a un significado definido y universal).
    En base a eso, claro que puedo decir que un objeto libro es arte, más allá de que su contenido no pueda definirse como tal. ejemplo: un libro científico del siglo XV que esté hecho con tapas hermosamente creadas y con hojas y caracteres muy bien tratados. Ese libro es un objeto artístico, aunque el contenido no podamos definirlo en un tipo de arte específico.
    Y un texto científico no es artístico, porque la “técnica” utilizada para escribirlo no es una técnica, es gramática, y la gramática no es un arte, es un sistema.
    Creo que por ahí podemos ir armando una definición de “arte” (aunque yo considero que no es muy provechoso el hilar fino).

    Me gusta

    • Enrique Boeneker

      Hola de nuevo, Víctor.
      Sólo te puedo contestar con más preguntas que me surgen de tu respuesta.
      ¿Qué haría que una artesanía o cualquier otra cosa fuera arte?
      Si la literatura es ecléctica, es decir, diversa o que abreva de distintas fuentes, ¿por qué un texto científico no puede ser una obra literaria?
      Si la literatura es pura ficción, ¿en dónde ponemos el ensayo? ¿Acaso no es una de las funciones del arte la de provocar alguna reacción en quien lo aprecia? ¿No es el arte entonces una expresión humana, es tan sólo un objeto admirable y nada más?
      ¿No es la gramática una especie de técnica para expresarse bien? ¿Qué diferencia hay entre un sistema y una técnica? ¿No es un sistema un conjunto de técnicas?
      ¿Por qué no sería provechoso hilar fino?
      Te agradezco mucho tus comentarios, Víctor, pero apreciaré aún más los que siguen.

      Me gusta

      • Victor Burgos

        Y no tengo problema en contestarlas Enrique, me gustan estas conversaciones que ayudan a compartir información y, de cierto modo, articular lo que uno mismo piensa.
        La pregunta que haces de la artesanía o de “cualquier otra cosa”, creo que solo podremos responderla cuando lleguemos a términos finales de nuestra conversación, a conclusiones de algún tipo.
        Lo del eclecticismo es muy fácil de corroborar, en la medida que un texto científico no es hermético, es de carácter expositivo/difusivo, es decir, para ampliar el pensamiento o modificar conocimientos sobre un tema específico. La literatura no funciona así, ni ningún arte, ya que los artes se hacen solo “por el arte”, es decir. se baila porque se baila, se dibuja porque se dibuja, etc. No se puede ir más adentro en ese asunto, porque la motivación artística es algo que, yo al menos, no puedo dilucidar claramente ni siquiera en mi experiencia escribiendo.
        El arte, claramente es una expresión humana. O al menos, en términos de lo que estamos conversando. Si pasamos a ver lo artístico de un paisaje, creo que nos estaríamos yendo por las piedras (o ampliando mucho esta conversación, cosa que no sería productivo en vista de que solo es via internet).
        La gramática, si bien sirve para expresarse bien, no puede decirse que es una técnica, pero sí los usos de la misma, sobre todo poéticamente: escribir en estándar, por ejemplo, científicamente, no se califica de técnica. en incluso, si lo estiramos y buscamos la gramática como técnica, podríamos decir que aparecería si el texto científico está escrito en verso, cosa que es poco probable (y si encuentras algo, me lo envías). La gramática no está concebida como técnica, porque la técnica, al ser personal, puede hacer que se caiga en errores, justamente lo que la gramática busca evitar (pues busca el entendimiento entre individuos).
        Un sistema no es un conjunto de técnicas, es un un conjunto de relaciones entre códigos (y los códigos no son técnicas, porque son comunes a una comunidad, no existe la técnica morse, no existe la técnica escrita, salvo en los usos personales).
        Y sobre lo no provechoso de hilar fino, es el hecho de que, al hacerlo, estamos dejando de lado muchas cosas que no se pueden analizar (como las motivaciones que antes nombré), que, de seguro, jamás podremos comprender, y son lo que va a ayudar a que el arte siga moviéndose, es la parte misteriosa (y más entretenida) del asunto.

        Saludos!

        Me gusta

      • Enrique Boeneker

        Hola de nuevo, Víctor.
        Te agradezco mucho tu entusiasmo y aprecio aún más tu estancia por estos lugares.
        No estoy de acuerdo contigo (y de eso se trata este deporte) en algunos puntos que creo esenciales. El primero es que tengo la impresión de que usas la palabra eclecticismo en un sentido que no es el que denota su significado. Eclecticismo es diversidad. Tan diversa es la literatura como la ciencia, hablando de temas y también de modos. Por otro lado disiento que el arte sea hermético y que sólo esté hecho para sí mismo. El arte es una forma de expresión humana, como afirmas más adelante, y como tal comunica algo. Si no fuera así, el arte nos sería totalmente indiferente y no estaríamos escribiendo sobre él de la forma en que lo estamos haciendo ahora.
        La motivación del artista es precisamente esa: comunicar de una manera artística algo. Siendo sinceros hay otra motivación, más apegada a Narciso, sin duda: el reconocimiento. El ser humano hace algo y si lo hace bien le gusta que lo reconozcan. El artista busca el aplauso. El que lo niegue es un hipócrita (que fea y tajante palabra, lo sé).
        El escribir bien no se circunscribe nada más a la poesía. Todo texto que necesite comunicar algo necesita estar bien escrito, necesita ser legible. Para esto hay técnicas. Las gramáticas como las de Andrés Bello, Sandro Cohen y Alex Grijelmo son un buen ejemplo de ellas.
        Para ser muy concisos: el arte no es sólo técnica, es mucho, pero mucho más.
        Un abrazo y buen fin de semana.

        Me gusta

  • Santiago Pérez

    Respecto a la técnica, llegará el momento, si no ha llegado ya, en el que una máquina, una computadora pueda hacer una obra con una técnica perfecta ¿Arte o sólo técnica? ¿Nos puede emocionar una obra realizada por una máquina y no por un ser humano?

    Me gusta

    • Enrique Boeneker

      Hola, Santiago.
      Gracias por regresar a ésta, tu casa. Muy interesante punto el tuyo. La técnica, coincido contigo, no es suficiente. El arte tiene que ser significativo. Muchas veces decimos: “leí tal texto de Fulana y me dijo algo que yo nunca hubiera podido expresar”. El arte también tiene esta facultad: la de provocar alguna reacción en quien lo aprecia. No creo, sinceramente, que una máquina pueda lograr eso, a menos que nosotros seamos una especie de autómatas un poco más complejos pero previsibles al fin y al cabo.
      Muchos saludos.

      Me gusta

      • Santiago Pérez

        Coincido contigo. De todos modos, habrá que ver -yo no lo veré- hasta qué punto evoluciona la inteligencia artificial.

        Me gusta

      • Enrique Boeneker

        Creo que yo tampoco lo veré, aunque quién sabe. Vivimos en un mundo que nos sorprende con avances insospechados cada día.
        Yéndonos por el lado de la ontología (fea palabra, fea), ¿no sería la inteligencia artificial una copia de la inteligencia biológica y, al serlo, sus productos se podrían considerar como no necesariamente artificiales?
        ¡Zaz!

        Me gusta

      • Santiago Pérez

        Siempre y cuando la inteligencia biológica no fuera perfecta, y ahí entraríamos a discutir sobre religión.

        Me gusta

      • Enrique Boeneker

        No, Santiago, mejor dejémoslo así. Que se quede en arte la cosa y nada más.
        Un abrazo.

        Me gusta

  • etarrago

    El arte es, siempre, algo difícil de interpretar. Me abstengo.

    Me gusta

  • tonamtzalor

    Hola Heiner,
    interesante reflexión a la que no encuentro respuesta adecuada… Mmmmm, arte o no arte, pero en definitiva el coreano Kang Kahn Hoon merece una medalla al valor… yo no me atrevería ni a fotografiarme así, ni mucho menos a difundir mis fotos… Mmmmm, sigo pensando…
    Un abrazo pensativo…

    Le gusta a 1 persona

  • Borgeano

    Vaya interesante cruce de opiniones que se ha dado en en el sector de comentarios. Y no es para menos, con ese tema sobre la mesa…
    Empiezo por el final, declarando mi posición abiertamente: el arte excede a la técnica.
    Para mí eso es definitivo; y aquí entro en una explicación un poco más extensa (aunque no creo que lo sea en demasía): el arte, al no tener una definición, es privativo de la subjetividad. De allí que algunos consideren al urinario de Duchamp arte y otros no, al igual que al hiperrealismo, impresionismo abstracto, etc.
    En éste momento de mi vida me aburre mortalmente todo aquello que reclame “sentido” como forma de expresión (de allí que el hiperrealismo me deje absolutamente frío, indiferente). Sólo encuentro formas artísticas en la fragmentación, en la ausencia de discurso o, repito, de “sentido”. ¿Estoy equivocado o estoy en lo correcto? Son preguntas sin sentido: Estoy en lo correcto “para mí”; y eso es todo. Otros encontrarán sus placeres en otros ámbitos.
    Me disculpo por lo confuso, tal vez, de mi exposición (hablando de “falta de sentidi” vaya éste comentario como ejemplo).

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Enrique Boeneker

      Hola de nuevo, Borgeano.
      Creo que has dado en el blanco. El arte, es un hecho, se ha ido haciendo cada vez más íntimo. Las novelas, por ejemplo, buscan más el interior de sus personajes, su “psicología”, que su apariencia. El arte abstracto es un intento por intimar aún más. El esfuerzo no ha sido en vano, al grado que el arte se ha “personalizado”. Es como el vino: habrá vinos que nos apetezcan más que otros, y habrá arte que sea más como nosotros.
      ¡Muchos saludos!

      Me gusta

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: