El mono ¿gramático?

Gabriel García Márquez Foto de: culturacolectiva.com

Gabriel García Márquez
Foto de: culturacolectiva.com

Gabriel García Márquez, hace ya algunos años, durante el Primer Congreso Internacional de la Lengua Española en Zacatecas, México, dijo:

“Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites entre la ge y la jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lagrima donde diga lágrima ni confundirá revólver con revolver. ¿Y qué de nuestra be de burro y nuestra v de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una?”

Gabriel García Márquez, “Botella al mar para el dios de las palabras”, La Jornada, 8 de abril de 1997, p. 13

¿Estás de acuerdo? ¿Por qué o por qué no?

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica muy ocasionalmente textos sin sentido y otros que le parecen contienen un interés inherente que vale la pena difundir. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

3 responses to “El mono ¿gramático?

  • Erika

    Excelente. Y que decir de sólo estoy solo. ¡Cuando ya le quitaron el acento! Y así seguirán confundiéndonos más.

    Me gusta

  • tonamtzalor

    ¡Qué desastre! yo creo que sin la ortografía acabaríamos como “los simios en los arboles comiendo platanos”. Me imagino el terror de mis estudiantes de español como lengua extranjera que se apoyan en el acento escrito para poder más o menos pronunciar nuestro idioma. el ejemplo de lágrima estará claro para la mayoría de los nativohablantes del español, pero ¿y el clásico ‘avaro’ o ‘ávaro’? , ¿sabra la elite o élite pronunciarlo? Por favor, no ahorremos en los acentos, ni en la gramática, ahorremos mejor en tomar tanta ‘pecsi’. 😉

    Me gusta

    • Enrique Boeneker

      Así es, Tona.
      Creo que la gramática tiene dos funciones, las dos de suma importancia. La primera es la de la claridad, sin ella no hay claridad en el lenguaje. La segunda es que cada palabra es la historia de sí misma, su forma nos remite a su pasado, a su origen, a su etimología. No podemos acabar con la gramática, con la ortografía, sin acabar también con la historia y, por ende, con nosotros mismos.
      Mil gracias por comentar, Tona.

      Me gusta

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: