Introducción a La tertulia

No es una noticia para los que me conocen de hace tiempo la preocupación que tengo por hacer más amena y accesible la literatura. He disfrutado tantos años de mi vida leyendo, que me parece casi incomprensible que la mayoría de las personas no lean más o que no lean nada en lo absoluto. Una de las razones que explican esta insoslayable verdad es que “el hábito de la lectura no nos fue inculcado adecuadamente desde que éramos niños”. Unos tuvimos la fortuna de tener familiares lectores, otros al parecer no tanto. A esto habrá que agregarle que la mayoría de las clases de español y de literatura en nuestros colegios tampoco fueron muy amenas e inspiradoras.

Creo con firmeza (y fiereza) que la literatura, fuera de poses y lejos del esnobismo que acompaña a todas las artes, es muy divertida. Creo que la forma de inculcar el hábito para disfrutarla debe hacerse tomando en cuenta los intereses e inquietudes que con naturalidad poseemos. El ser humano guía sus acciones sólo para saciar sus necesidades. Dicen los mercadólogos (especie proscrita de las artes, pero que éstas bien se benefician de sus oficios) que las necesidades básicas del ser humano son cinco:

  1. Adquirir
  2. Sentirse vinculado (sentimiento de pertenencia)
  3. Aprender
  4. Protegerse
  5. Necesidad de experimentar nuevas sensaciones

La literatura bien promovida apela a dos de las cinco necesidades arriba descritas, a saber: la necesidad de aprendizaje y la de experimentar nuevas sensaciones. La primera es obvia; la segunda, al parecer, no tanto. Sin embargo, después de una breve consideración, reconocemos que la literatura es un viaje a través de nuestra imaginación, un viaje que nos lleva a lugares que no conocemos y que con toda seguridad nunca conoceremos, un viaje que nos hace experimentar con los cinco sentidos (esto no es para nada exagerado) sensaciones que de otra forma nunca experimentaríamos, un viaje que nos permitirá ver lo más sublime y lo más perverso de la naturaleza humana. Desde esta perspectiva, la lectura se puede equiparar a un deporte extremo. Tomando en cuenta estas dos premisas, ésta debe inculcarse estimulando nuestras necesidades de aprendizaje y de experimentación. En otras palabras, para que nos aficionemos a ella, al menos en principio, debemos estimular nuestra curiosidad por conocerla más.

A mí me gustaría involucrar en su promoción otra necesidad: el sentimiento de pertenencia. Cuando pertenecemos a un grupo, a un gremio o a un club nos sentimos más seguros y también mejor reconocidos. Hoy en día hay clubes de lectura, los cuales están un poco desprestigiados para los hombres. Existe la convicción, muy seguramente equívoca, de que esos clubes son sólo para señoras de nariz respingona. Otra forma de compartir la literatura es ejerciéndola. Tal es el caso de los varios talleres de creación literaria que se imparten a lo largo y ancho de nuestros territorios. Sin embargo, no todos los que leen quieren o tienen la necesidad de escribir y la mayoría no tiene siquiera el tiempo disponible para atender a uno de estos talleres. Hay una opción adicional: la tertulia. Aunque no se oye formalmente mucho de ellas como antes, las tertulias se organizan espontáneamente y casi a diario en todas las cantinas o bares. Lo malo de ellas es que rara vez su tema es la literatura, privilegiando el futbol, la política y los chismes de manzana como temas de discusión. Habrá que agregar que nuestras vidas están guiadas por un frenesí que es ya casi insoportable, dejándonos poco espacio para nosotros mismos. Reunirnos con nuestros amigos más entrañables es cada vez más difícil, sino que imposible.

Al darme cuenta de esto se me ocurrió una idea, que no es nueva, pero que podemos aquí reinterpretar tomando en cuenta los apresurados tiempos en los que vivimos: organizar una tertulia en línea, que no es otra cosa que lo que hoy llamamos foro de discusión. La ventaja de este foro es que le permite a uno asistir cuando tiene disponible un pequeño espacio de tiempo, sea a las 2 de la tarde o en medio de un buen insomnio a las 3 de la mañana. Con la tecnología actual esto se puede hacer desde cualquier lugar. Sólo tendrá que cumplir otro requisito: el tema deberá ser conciso. La idea de este tipo de foros es fomentar la participación y el contraste de ideas de la mayor cantidad de gente posible. La concisión invitará a más participantes o al menos eso espero.

La temática será accesible para todos. No se trata de que nos extendamos escribiendo abultados tratados filológicos o de teoría literaria. Acordémonos que lo que se pretende es destacar el carácter esencialmente lúdico de la literatura. De todas formas, no censuraré a nadie, a menos que alguien falte al respeto o insulte, lo cual no creo posible que se dé. No está demás advertirlo.

Cada semana publicaré una cita, un párrafo, un trozo de algún libro que haya leído o esté leyendo y que trate sobre un tema de interés general. Sobre ese fragmento se basará la “conversación”. El fragmento lo escogeré yo al principio, mas los tertulianos podrán mandarme sus propios fragmentos y sus primeros comentarios o preguntas sobre lo que esos fragmentos les sugieren. Me permitiré evaluar los textos enviados y, si son pertinentes e interesantes para todos, los publicaré para su discusión pública en este foro.

Estoy seguro que este ejercicio semanal nos divertirá mucho y estoy todavía más seguro que esto propiciará que todos leamos un poco más y con mayor placer y provecho.

El primer tema se publicará mañana mismo, día lunes 5 de mayo después de las 6 de la tarde, hora del centro de México. Espero en verdad contar con su entusiasmo y sabiduría.

Hasta entonces.

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica muy ocasionalmente textos sin sentido y otros que le parecen contienen un interés inherente que vale la pena difundir. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

6 responses to “Introducción a La tertulia

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: