El mundo desde mi bici – XXII

Hay veces en que uno no sabe en lo que se mete.  Bueno, aunque a mí me pase a menudo.  La cuestión fue la siguiente: mi alada mujer tenía una misión de vida o muerte: hacer varias lasagnas.  Y uno, al ver la ansiedad y premura de su linda cara, ahí va de bocón y lo primero que se le ocurre decirle es “Yo te ayudo”.  Creía que hacer lasaña era igual que hacer espagueti: una olla grande, agua hirviendo, se echa la pasta, en un pyrex cuadrado se arma el platillo con una capa de pasta, otra de carne molida y así hasta llegar hasta arriba.  Pues no, iluso e ignorante de mí, es un poco más complicado y máxime si a mi alada mujer se le ocurre hacer una receta de lasaña tradicional (con carne molida) y otra receta de vegetariana.  La de carne molida se la echó toda ella, mientras que la vegetariana me la aventé yo.   Ahora entiendo por qué les llaman pinches a los ayudantes de chef.  Tuve que picar, finamente y a la antigüita, 3 kilos de champiñones, 500 gramos de pimiento morrón, 1 cebolla y cuarto, 2 kilos de espinaca, 2 dientes de ajo, 4 ramas de apio, 5 zanahorias y para rematar tuve que rayar, también a la antigüita, 500 gramos de queso.  En total, 4 horas de trabajo forzado en santo domingo.  Eso me pasa por andar regalando el procesador de alimentos.

Uno no sabe para quién trabaja.  Así es.  Después de tanto afán resulta que las sendas lasañas eran para un grupo de budistas.  El lector pensará que los afanes están aún más justificados por el exacerbado altruismo del fin.  La mayoría de la gente concibe a los budistas como personas humildes, de gran bondad, justos por naturaleza, con frecuencia sonrientes, con mucha sabiduría, normalmente calvos y que viven en países lejanos y exóticos como el Tíbet, Nepal o la India.  Nada más por tanto exotismo se hacen de inmediato merecedores de cualquier donativo.  No se engañe.  Estos budistas son ante todo mexicanos comunes y corrientes.  Son escandalosos, des… relajientos, les gusta la buena vida, la buena música y la buena compañía y, obviamente, la buena comida.  Hay que decirlo, también son gente bien leída y estudiosa, conocedora de lo que profesa y sobre todo respetuosa con los demás.  Así que los manjares recién confeccionados iban a ser para una horda de gente perfectamente extraña.

En donde manda capitán, no gobierna marinero.  La alada patrona empacó las lasañas y, viéndome de soslayo, me dijo: “no te preocupes, te dejo un poco, digo, para que la pruebes”.  Acto seguido subió los pyrex al coche y se fue en pos del grupo de gente desubicada de sabiduría milenaria y apetito feroz.

La verdad la lasaña nos quedó maravillosamente bien, tan bien que me dijo mi alada mujer que los proto-budistas se la devoraron, la chulearon y se quedaron con algo más para el rato.  No puedo negar que un sentimiento de satisfacción, de misión cumplida me invadió.  La cocina, como todo lo verdaderamente humano, fue concebida para compartirse.  ¡Provecho!

19 de julio de 2011

Anuncios

Acerca de Enrique Boeneker

Enrique Boeneker mantiene este blog en donde publica semanalmente sus crónicas sobre la vida cotidiana conocidas bajo el título El mundo desde mi bici. Está en proceso de completar un libro de cuentos que se llamará De veras se está bien aquí, el cual debió ver la luz en el segundo semestre de 2014, sin embargo será publicado hasta el 2015. También llevará pronto a la imprenta una antología de sus crónicas. Para ganarse la vida, trabaja para una empresa que no tiene nada que ver con el mundo literario y que vende artefactos para contar dinero, los cuales Enrique tiene fe que algún día utilizará para su provecho. Tiene dos hijos y mantiene a un perro y a un gato. Ver todas las entradas de Enrique Boeneker

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios aquí. (No tienes que estar registrado en Wordpress para comentar)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: